Calidad del aire y la salud: una relación directa

calidad del aire y salud

En el arranque de 2024, muchos españoles han visto como su salud se veía afectada por inconvenientes respiratorios. Datos recientes del Instituto de Salud Carlos III, revelados en la víspera de la noche de Reyes, indican un preocupante aumento en las infecciones respiratorias, alcanzando cerca de 953 casos por cada 100,000 personas. Este incremento podría haberse prevenido con una gestión más efectiva del ambiente interior.

El entorno cerrado y la calidad del aire juegan un papel crucial en la propagación de enfermedades respiratorias. La falta de ventilación adecuada favorece la transmisión de virus, mientras que espacios bien ventilados reducen significativamente el riesgo de infección.

La triste realidad es que no hemos aprendido de experiencias pasadas. El año anterior, las enfermedades respiratorias se posicionaron como la tercera causa de muerte en España, cobrando la vida de alrededor de 43,000 personas. Los niños y los ancianos, los grupos más vulnerables, son particularmente afectados, y sorprendentemente, la calidad del aire en lugares como colegios y residencias geriátricas a menudo está menos controlada. Esto resulta paradójico, ya que desde el punto de vista legislativo, el Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios (RITE) establece estándares más rigurosos para estos lugares.

La falta de conciencia sobre la importancia de un ambiente interior saludable persiste incluso después de la crisis sanitaria desencadenada por la pandemia de COVID-19. La calidad del aire interior se ha vuelto crucial para mitigar y controlar las enfermedades respiratorias, de manera similar a cómo el lavado de manos fue esencial para prevenir enfermedades en el siglo XIX. Es imperativo que la población sea consciente de la relevancia de una ventilación adecuada en los hogares. También es esencial resaltar el papel fundamental de los profesionales de la Salud Ambiental, capaces de gestionar niveles óptimos de calidad del aire en lugares intensamente utilizados, como centros comerciales, empresas y lugares críticos como escuelas y hospitales.

A diferencia de algunos países europeos que lideran la investigación y la normativa en este ámbito, España se encuentra rezagada en la regulación de la calidad del aire interior. Urge la necesidad de normativas que salvaguarden la salud pública de todos sus ciudadanos.

En Fusión Innova 2009 apostamos firmemente que un entorno limpio contribuye no solo a la estética, sino también a la salud y bienestar general. La inversión en la calidad del aire es una inversión en la calidad de vida.

Consentimiento de Cookies de acuerdo al RGPD con Real Cookie Banner